Socialización: cómo trabajar en las relaciones interpersonales

Socialización: cómo trabajar en las relaciones interpersonales

Desde que arrancase la vuelta al cole, muchos son los temas que venimos tratando sobre el desarrollo de nuestros hijos: el egocentrismo y la empatía, los límites y, la etapa en la que comienzan a decir NO – la etapa de separación. Pero, nos faltaba otro gran tema: la socialización, cómo nos sentimos dentro de un grupo social. En este caso, cómo interactúan nuestros hijos con otros niños en entornos distintos al de casa. 

Los primeros años de vida de un niño son su preparación para aprender a convivir en una sociedad. Es un proceso que no es inmediato; tienen que pasar por distintas etapas y vivir diferentes experiencias en las que irán adquiriendo habilidades y herramientas para interactuar con su alrededor.

Sin embargo, es muy importante anotar la base de su relación con el mundo y con los demás. De hecho, siempre comienza en casa y en su entorno más cercano: son sus padres o sus adultos de referencia quienes muestran a los pequeños si el mundo es seguro o no. Es como si fueran su espejo al exterior. 

La relación de seguridad y el amor incondicional de los padres serán sus puertas para explorar sus relaciones sociales y con el mundo. 

 

Etapas por edades

En sus primeros tres años de vida, los niños juegan en paralelo. Es decir, no necesitan a otra persona para jugar; aún no son lo suficientemente maduros para ponerse en el lugar del otro. Realmente el aprendizaje en estas edades es por imitación. Ellos irán reproduciendo lo que ven. Por eso es más importante lo que hacemos como padres que lo que decimos. 

En estas edades, nosotros como padres somos los que vamos modelando cómo ir interactuando con su entorno. Un ejemplo muy común que sucede continuamente en el parque es cuando un niño le quita el juguete a tu pequeño. La única persona de seguridad eres tú, la única persona que lo puede defender eres tú, ya que ellos no tienen las herramientas para defenderse más que el llanto o el golpe.

Nosotros podemos darle a nuestro hijo ese refuerzo y decirle al otro pequeño: “Perdona, este juguete lo tenía mi hijo. Cuando lo termine de usar, te lo dejará”. Puede que suene un poco brusco para el otro niño; sin embargo, el aprendizaje de tu hijo es muchísimo. Le estás dando su lugar, le estás mostrando respeto para él y para el otro niño: en un futuro, él podrá ser capaz de decir lo que le gusta y lo que no, y de reproducir este mismo respeto por los demás, que es tan importante para vivir en una sociedad, ¿No crees? 

En la etapa de 3 a 6 años, los peques comienzan a jugar más en común, un juego más en paralelo. Comienzan a empatizar con las emociones de los demás y van reconociendo sus propias emociones, por lo que se pueden ir poniendo en el lugar del otro. También comienzan a elegir a sus mejores amigos con los que irá creando una relación de amistad y un vínculo fuerte. Aunque no es hasta los 6 años aproximadamente cuando empiezan la etapa de socialización, cuando realmente están listos para esto. 

 

Consejos para facilitar la socialización

La socialización, como ya hemos comentado, es un proceso de madurez y de seguridad que se empieza desde la relación con sus padres, y que no se puede adelantar, pues es posible que nuestros hijos no estén listos. Por eso, desde Andares & CO os proponemos estos consejos para facilitar la socialización de los más pequeños:

 

  • Ofrecer espacios en los que puedan tener experiencias con otros niños. Recuerda que durante los primeros años, tú eres el que le vas a enseñar a encontrar su lugar y ayudarle a ser parte del grupo. 
  • Marcar los límites, que sean necesarios para poder enseñarles respeto por sí mismo y por los demás. 

 

Si a tu hijo le cuesta integrarse cuando llega a un nuevo sitio, no lo obligues. Dale tiempo. Si tú llegas y te integras con el entorno y con las personas, él sabrá que es un lugar seguro y poco a poco irá cogiendo seguridad para relacionarse. Los niños necesitan tiempo.

En nuestro centro integral ofrecemos un espacio de juego en grupos reducidos acompañados por sus padres, en el que los juegos son adaptados para cada etapa en la que se encuentran de desarrollo; etapas en las que se van presentando situaciones de manera natural de la vida. Estas situaciones siempre serán moduladas por un profesional y los padres, por tanto, obtendrán pautas que podrán utilizar en su día a día para darles seguridad a sus hijos y, por supuesto, seguridad a ellos mismos a la hora de actuar. Siempre desde el respeto, cariño y firmeza que los niños necesitan. Es un espacio en el que tanto padres como niños aprenden, crecen juntos, y se divierten.

Desde Andares & Co estamos dispuestos a ayudarte en todos los aspectos del desarrollo y la madurez de tus hijos a través de la mejor herramienta para ellos: el juego. Cualquier duda o consulta, puedes llamarnos al 91 572 22 76 o visitar nuestro centro en Calle Velázquez, 114 (Sótano izquierdo), Madrid. 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *