Mamá fuerte, cuerpo débil

Mamá fuerte, cuerpo débil

Me llamo Celia Díaz, mamá de dos niños preciosos, ellos cambiaron mi vida, me hicieron saber lo que es el amor y también descubrir el interior y exterior de mi cuerpo. Ellos fueron mi motivación más grande.

A punto de nacer mi primer bebé, me imaginaba el momento de tenerlo en mis brazos, llegar a casa y felicidad plena…

Mi tripa volverá a ser la de antes cuando dé a luz… ¡como la de las famosas! Casi había engordado 20 kilos.

Llego el momento y tuve a mi gran niño Denís que gran momento de felicidad. Cuando me subieron a planta con él en brazos, le dejé en su cuna y fui al baño. Recuerdo ese momento, de mirarme y pensar:

HE DADO A LUZ, ¿POR QUE MI TRIPA SIGUE IGUAL?

Se me quedo esa frase rondando en la cabeza mientras seguía disfrutando de todo lo bonito de tener a mi bebe al lado.

Ya me iban a dar el alta y me llevé lo típico, ropa para salir mona del hospital. Me fui a vestir en dos segundos, me miré al espejo y…me quité todo ¡No me valía!

Llegamos a casa, pasaban los días y todo mi cuerpo seguía igual, mi estado de ánimo iba cambiando y más cuando me tenía que vestir. Me estaban ocurriendo muchas cosas desconocidas para mí y hablando con mamas me dieron a entender que todo era normal.

Pero ¿hacerme pis?, increíble. No podía controlarme ni aguantarme. Estaba desesperada, la verdad.

Siempre me acuerdo de mi incorporación al trabajo después de 6 meses (tuve la suerte de poder sumar la maternidad, lactancia y vacaciones). Todo el mundo dándome la enhorabuena y diciéndome: ¡te has quedado con barriguita! En ese momento pensaba… ¡TENGO OJOS EN LA CARA Y ME VEO! O alguna clienta que me decía: ¡Estás embarazada!, yo me ruborizaba y más ellas cuando les contestaba que había dado a luz hacía 6 meses y las tranquilizaba yo a ellas en vez de ellas a mí.

Un día hablando con una amiga de todo lo que me estaba sucediendo en mi cuerpo …me dijo ¡vente conmigo a los hipos!

¿Qué era eso de los hipos? Descubrí que la palabra era “hipopresivos” y su significado: Se caracterizan por la disminución de la presión intra-abdominal y se definen como ejercicios posturales y respiratorios asociados a un ritmo de ejecución y metodología de entrenamiento específica. Desde la desesperación fui a probar una clase y.… ¡SORPRESA!, ¡ME ENCANTÓ! Me informé de cual era sus beneficios :

  • Tonifica la musculatura abdomino-perineal.
  • Aporta mejoras posturales.
  • Previene todo tipo de hernias (abdominales, vaginales…)
  • Regula la respiración.
  • Previene y reduce los síntomas de incontinencia.
  • Mejora de la gestión de la presión intra–abdominal.
  • Aumenta y regula los factores vascularizantes.
  • Prevención de lesiones articulares y musculares.
  • Proporciona una eficaz protección lumbo-pélvica.
  • Como todo ejercicio físico, proporcionar bienestar y placer.

Estaba super motivada para obtener la recuperación postparto. Obtuve una mejora de mi suelo pélvico, incontinencia urinaria…etc. Descubrí por mí misma que practicando dos veces por semana estaba funcionando, estaba obteniendo lo que deseado… ¡POR FIN!

Empecé a bajar de volumen, mi gran tripa iba reduciendo, casi no me hacía “pis” , esto era genial, di gracias por encontrar Hipopresivos ,  mi solución  , disminuir mi ansiedad  y devolverme la confianza y la autoestima, en muchas ocasiones perdida.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *