Gatear, mucho más que desplazarse

Gatear, mucho más que desplazarse

En un post anterior ya os hablamos sobre lo importante que es el movimiento para el desarrollo saludable del niño, no sólo como elemento motriz sino en diferentes capacidades como pensar y comunicarse.

Hoy queremos hablaros sobre el gateo y su importancia no solamente como medio para desplazarse y alcanzar objetos u objetivos, que ya es importante, sino en la consecución y desarrollo de muchas otras funciones.

Aproximadamente sobre los 8 meses de edad aparece el arrastre que, en un primer momento y debido a que no logra coordinar bien sus fuerzas, suele resultar un desplazamiento hacia atrás. Posteriormente el pequeño logra coordinarse y desplazarse reptando hacia adelante. Según el niño logre controlar más su cuerpo podrá empezar a despegarlo de la superficie. Realizará balanceos hacia delante y atrás hasta que logre soltar una mano y apoyarla más adelante, al igual que con las rodillas. Aparece así el gateo, entre los 9 y 11 meses aproximadamente.

Esta forma de desplazamiento permite al pequeño la exploración del entorno y el control y conocimiento de su cuerpo. Podrá meterse por debajo de los muebles, desplazarse sobre superficies inestables, bajar rampas, superar obstáculos, etc. Todo lo que le permita adquirir experiencia en relación de su cuerpo con el medio, desarrollando el sentido del espacio, del equilibrio y de la profundidad. Además, el niño recibe información del medio: toca diferentes texturas, explora espacios, percibe diferentes olores, etc. incorporando así, sensaciones y percepciones nuevas.

Como parte del proceso de exploración, el gateador mueve su cabeza de un lado hacia otro. Estos giros producen tensión en sus mejillas y movimientos dentro de la boca, como el desplazamiento de la lengua hacia ambos lados.  Estos movimientos y tensiones son necesarios tanto para la masticación como para el adecuado desarrollo de las arcadas dentarias.

Cuando el bebé gatea, necesita enfocar ambos ojos en un mismo punto a corta distancia (por ejemplo para apoyar su mano) y en un punto alejado cuando enfoca dónde va (por ejemplo para ver el juguete que quiere alcanzar). Estos ejercicios de la musculatura de los ojos facilitan la acomodación visual.

El gateo conecta ambos hemisferios cerebrales y crea rutas de información neurológicas, lo que es fundamental para el adecuado desarrollo de  posteriores funciones superiores de movimiento y maduración de las diferentes funciones cognitivas.

Desarrolla el patrón cruzado, el cual hace posible el desplazamiento corporal organizado y en equilibrio, y la oposición cortical, esto es, que el dedo pulgar se opone a los otros cuatro, lo que es esencial para asir objetos y servirse de ellas, pudiendo posteriormente realizar funciones como la de escribir. También ayuda a establecer la futura lateralización, esto es, uno de los hemisferios se convierte en dominante y el otro en servidor para no tener que operar con ambos a la vez.

Con el gateo se desarrolla la coordinación cerebral ojo-mano, lo que le ayudará a la lecto-escritura más adelante por el conocimiento de la distancia entre el ojo y la mano que es similar en el gateo y a la hora de leer y escribir.

La columna vertebral necesita de sus curvaturas fisiológicas para su correcto mantenimiento y para ello precisa el fortalecimiento de la cadena muscular posterior. El gateo es sin duda un buen ejercicio para dicho fortalecimiento y una adecuada etapa intermedia para el paso a ponerse de pie.

Estos son algunos de los beneficios que aporta el gateo. No tengas prisa porque tu bebé ande puesto que lo hará cuando esté preparado para ello. Jugar y pasar tiempo en el suelo boca abajo son la base para la destreza del gateo.

Si tu bebé no ha gateado y ha pasado directamente a ponerse de pie no te apures, no es que no logre la organización cerebral pero irá un poco más tarde en el desarrollo de esas funciones.

En el próximo post te contaremos algunos juegos que favorecen el gateo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *