El proceso de adaptación escolar tras el COVID-19

El proceso de adaptación escolar tras el COVID-19

La adaptación escolar tras el covid-19

Antes de comenzar con los consejos sobre cómo ayudar a los pequeños en su adaptación a la vida social y horas separados de sus padres tras el confinamiento, vamos a hablar brevemente sobre el proceso de separación y cómo se realiza el proceso de adaptación al centro escolar con independencia de la existencia del coronavirus. Indicar, además, que tratamos dicho tema para las edades comprendidas entre los 0 y 6 años de edad, por ser las edades que manejamos en nuestros grupos de juego y porque es posterior a los 6 años cuando el niño comienza la “etapa de socialización”.

El proceso de separación comienza en el segundo semestre de vida de un niño, cuando el bebé comienza a darse cuenta que él y mamá no son lo mismo.  Anteriormente a esta etapa, estaban en lo que se denomina “estado de fusión”.

Esto implica dos cosas:

-la existencia de un “otro” y, por tanto, la existencia de un “yo”

-posibilidad de alejarme de ese otro

Cuando el bebé aumenta su distancia física de la madre de forma autónoma, como hace con el gateo, siempre se para a mirar a ver qué cara pone esta. El mensaje corporal de la madre es el que indica al bebé si el lugar es seguro para explorar o si, por el contrario, la distancia es mucha o el sitio no es seguro, con lo que el pequeño regresará junto a ella. De la misma forma, el bebé que explora libremente volverá corriendo en busca de la seguridad que le aporta mamá si hay algo en el ambiente que le asusta o percibe como inseguro.

A medida que el bebé avance por las sucesivas etapas de su desarrollo y evolución, tanto la distancia como la integración de los diferentes elementos del ambiente irá en aumento. A nivel visual, partiríamos de un punto que representa la fusión bebé-mamá, al cual se le irían añadiendo diferentes círculos concéntricos cada vez de mayor tamaño.

Pero hay que tener en cuenta que la separación siempre implica un otro, en el caso descrito mamá. La medida de la distancia entre dicha pareja va a depender también de la valoración de espacio seguro que realice la madre y, hay que recordar, que ella también se encontraba en fusión emocional con el bebé. Será la madre la que debe dar espacio y cabida al resto de elementos que van integrando el mundo del bebé.

Parte fundamental del proceso de adaptación consiste en el mensaje verbal pero fundamentalmente corporal que trasmitimos al niño al dejarle y recogerle. El mensaje no debe dejar lugar a dudas de que le dejamos en un lugar seguro por un tiempo, que va a estar muy bien ahí y que mamá/papá también van a estar bien. Al recogerles, lo haremos con una gran sonrisa pues estamos felices de verles de nuevo y deseosos de que nos comparta lo bien que lo ha pasado. El pequeño tiene derecho a llorar, patalear, enfadarse, o mostrar un humor diferente cada día pero eso no cambia nuestro mensaje. Somos el lugar seguro donde encuentra soporte para su frustración y esto es un proceso.

En resumen, los padres son los que le dicen al niño qué clase de mundo hay ahí fuera , es decir, esto es seguro o no es seguro. Ayudándoles, además, en el desarrollo de sus recursos internos, teniendo en cuenta que sus necesidades irán variando con las diferentes etapas evolutivas y que son distintas a las suyas.

La adaptación, en consecuencia, también es un proceso doble, involucra tanto a niños como a padres.

¿Por qué es importante hacer este proceso de adaptación y separación tras el covid-19?

Es importante empezar cuanto antes porque durante el confinamiento lo que ha ocurrido es que el pequeño ha estado 24h al día junto a sus padres, y eso para ellos no es ningún problema. Además en esos círculos que hablábamos anteriormente los niños han retrocedido un poco, esto se ve muy bien en los comentarios de mamá durante este confinamiento de “no me los quito de encima”.

Vamos a necesitar mucho más tiempo, los niños no están en “stand by”,  y hay que recordar que hay que hacerlo de forma progresiva (somos los adultos los que amortiguamos los golpes, no los niños).

¿Qué diferencia hay entre hacer la adaptación antes a hacerla en este momento?

Básicamente hay dos diferencias fundamentales. La primera de ellas es la  traducción de la realidad que los padres hacen a sus hijos, ¿cómo es de seguro el mundo que hay ahí fuera? Buen momento para escucharse a uno mismo, poder realizar una valoración personal, “yo me conozco sin juzgarme” y preguntarse como adulto qué necesito para salir adelante, o cómo soy de rígido o de flexible. Esto deben hacerlo tanto papá como mamá, primero a nivel individual y luego mediante una puesta en común para ver dónde estamos y cual es el objetivo. Es importante que ambos padres transmitan el mismo mensaje.

Por otro lado, a los padres se les está quitando la opción de poder anticipar, tienen muy poco tiempo para poder planificar las diferentes opciones con las que contarán llegada la fecha en que tengan que incorporarse. Aún así, recordar que el proceso de separación debe comenzarse paso a paso y cuanto antes.

A nivel práctico, ¿qué pueden hacer los padres?

1- Valoración de la realidad por parte de los padres. Si ellos no están preparados para salir fuera o no consideran que los niños deben hacerlo aún, habrá que tomarse un tiempo hasta que puedan hacerlo.

2- Integrar el coronavirus con los hábitos que hemos incorporado en nuestra vida. Lavarnos las manos, salir con toallitas, quitarnos los zapatos al llegar a casa…transmitir al niño cómo lo hacemos para que él integre dichos hábitos y la mejor manera es mediante el modelaje. No se trata de luchar contra virus sino de integrarlo en nuestra vida, dejarle un sitio para que juntos podamos convivir.

3- Decirle al niño todo lo que sí puede hacer, porque el pequeño necesita construirse. Una vez salimos al exterior con las medidas que hemos adoptado anteriormente, dejamos que el pequeño pueda ser niño.

4- Tener en cuenta en qué momento está el niño, cuales son sus necesidades y de qué recursos dispone. Cada niño tiene su ritmo pero todos tienen recursos que deben entrenar. Para ello, y con el fin de flexibilizar las interacciones con el exterior, es importante introducir cambios en las mismas, unas veces sale con mamá y otras con papá, salir a horas distintas cada día, que las rutas o los lugares sean distintos, también los modos: un día en bici, otro en patinete, otro con la pelota, etc.

5-Establecer rutinas: horarios. Esto siempre es fundamental y ayudan al pequeño a poner orden en su interior. Siempre rutinas y, a medida que se acerque el horario definitivo, poner el mismo con tiempo suficiente para que luego sólo sea necesario cambiar el espacio.

6- Cómo son los protocolos del lugar donde el niño se va a quedar. Conocerlos en cuanto sea posible para hacer que los nuestros sean lo mas parecidos posibles. Esto va a variar según el niño vaya a un centro donde todos los niños deben adaptarse al mismo, o si se va a quedar con una tercera persona que puede adaptarse a los que el pequeño ya sabe.

7-Cómo se va a realizar el proceso de pre-socialización. Por ello es importante también lo mencionado en el punto 4, sobre introducir variaciones que permitan ver e interaccionar con diferentes personas. En este caso, los grupos de juego que ofrecemos en Andares&Co son fundamentales para realizar esas interacciones de forma segura y controlada tanto para los padres como para los niños.

 

Recuerda:

  1. El niño tiene necesidades distintas a las de los padres y nuestra tarea consiste en saber interpretarlas y saber atenderlas.
  2. Cada uno tenemos un ritmo, tanto los niños como los adultos. Aunque entre ambos no se trata de una relación de iguales.
  3. Los padres sostienen la frustración del niño, y la misma es propia del proceso.
  4. Ninguna medida puede pasar por pedir al niño que deje de ser niño.
  5. En Andares&Co podemos ayudarte.

No sólo a través de los grupos de juego o encuentros con padres de niños de la misma edad que tu pequeño sino también con asesoramientos individualizados donde podremos ver tu caso de forma particular. También estamos disponibles online, así que no importa el lugar del mundo en el que te encuentres.

No dudes en pedirnos información. Estaremos encantados de atenderte.

 

MªÁngeles Hurtado

Coordinadora grupos de juegos de Andares&Co

 

 

 

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *