Cuándo debemos retirar el pañal a nuestro bebé

Cuándo debemos retirar el pañal a nuestro bebé

Quitar el pañal a nuestro bebé es uno de los procesos más importantes en su desarrollo. Es el momento en el que nuestro pequeño deja de ser bebé para convertirse en un niño. Y esto representa un cambio muy importante en su vida. 

Suelen haber muchas dudas sobre cuándo es el momento ideal para quitar el pañal. Sin embargo, es importante saber que para que el pequeño pueda dar este gran salto, se necesita tener cierta madurez neurológica, fisiológica y emocional. Es cierto que existe un rango de edad orientativo, que oscila entre los dos y tres años (a partir de los 27 meses) para el control diurno y 4 años para el nocturno. Hay que tener en cuenta que, por una razón fisiológica, los niños aprenden más tarde que las niñas, especialmente para el control nocturno, ya que su vejiga está comunicada con el conducto que emitirá el esperma. 

También debemos tener en cuenta la época del año en la que estamos. El verano es, sin duda, el mejor momento para hacerlo por varios factores: los padres están relajados y pueden acompañar este proceso con tiempo y paciencia. Al hacer buen tiempo, los niños pueden estar algunos momentos del día sin ropa; por ejemplo, cuando están en la playa o piscina. De esta manera, el niño podrá ir identificando la sensación de hacer pipí o caca y reconociendo la diferencia entre estar seco y agradable, o mojado e incómodo.

Retener la orina en la vejiga durante varias horas requiere de un control muscular que no se logra antes de los dos años de edad. Por ello, es importante no forzar al niño a aprender antes de que se manifieste su interés por hacerlo. 

Aquí te dejamos unas pistas que te ayudarán a saber si tu hijo está listo o no. 

  • Salta con los dos pies a la vez.
  • Sube las escaleras alternando sus pies (igual que lo hacen los adultos).
  • Nos informa que está orinando o haciendo de vientre y cada vez nos cuesta más poner los pañales, puesto que se niega a llevarlos.
  • Siente curiosidad por el tema: nos sigue al váter para ver cómo orinan los demás y mantiene atenta su mirada cuando cambian los pañales a otro niño.
  • No moja los pañales en varias horas.
  • Abre los grifos de la casa, juega con el agua y materiales blandos, como la plastilina o el barro, y se divierte enormemente.

Consejos para ayudar al niño

Desde Andares&Co os proponemos un par de consejos para ayudar a vuestro hijo a quitarse el pañal. Tenemos que hacer de este proceso algo divertido y natural. 

Partiendo de nuestra metodología, la primera recomendación es reforzar a vuestro hijo a lo largo del día todo lo que está logrando por lo mayor que es, las cosas que ya puede hacer por sí solo. 

Cuando vayas al baño y tu hijo quiera acompañarte, indícale que en el váter es donde los niños mayores como él o ella hacen su necesidades, y dile que cuando quiera probarlo, te avise. Cuando termines, muéstrale que tirando de la cadena se va y puedes incluso decir “Adiós Pipí” . 

Por otro lado, y como os decíamos cuando hablábamos de viajar con niños, es muy importante hacer partícipes a nuestros hijos en todas estas decisiones que les afectan directamente. Una idea, por ejemplo, es ir a comprar juntos su orinal, que sepa que es suyo y que lo va a utilizar solo él. Esta sensación de pertenencia, le da también seguridad. Pero, si llegado el momento, vemos que no quiere utilizar el orinal y prefiere ir directamente al váter como sus papás o sus hermanos, no insistamos. Recordemos, que los niños aprenden por imitación y que vean que los grandes van al baño con naturalidad, es una técnica infalible. 

En el momento que veas que tu hijo ya está listo y decidas que es el gran momento, no hay vuelta atrás. Una vez que se quita el pañal no podemos regresar a él; excepto en la noche, como lo comentamos anteriormente. Cuando salgas, llévate muchas mudas y pregúntale si quiere ir al baño: primero cada 10 minutos; después, cada 30 minutos. Es importante que estés pendiente, ya que los niños cuando juegan, se les olvida que tienen que ir al baño. 

En este proceso habrá varios accidentes. No utilices nunca el castigo ni los regañes. Tu pequeño está aprendiendo un proceso que antes era un reflejo natural y ahora tiene que controlar voluntariamente. No es fácil. La motivación debe ser la premisa de todo este desarrollo, diciéndole lo mayor que es ya, o enfatizando las cosas que hace por sí mismo. 

De igual forma, debemos evitar las prisas. Como comentábamos al comienzo, no hay una edad fija y todo viene asociado al desarrollo de nuestro pequeño. Antes de impacientarse y creer “que pasa algo malo”, seamos constantes y mantengamos toda esta enseñanza.

Como apunte, cabe resaltar que hablamos de los 2-3 años para comenzar a quitar el pañal. Pero siempre será de día, en los momentos que podemos interactuar con nuestro hijo. El resultado final llegará a partir de los 4-5 años, cuando “esta prenda” desaparezca completamente. Recordemos que todavía son muy pequeños para despertarse en mitad de la noche por esa sensación de pipi. Ten mucha paciencia, y empatiza con su aprendizaje. ¡Acompáñalo!

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *